viernes, 17 de noviembre de 2017

Día Mundial de la Filosofía






Los alumnos de 4º ESO y 1º de Bachillerato queremos celebrar el Día Mundial de la Filosofía, que se celebra el día 16 de noviembre, con una exposición de filósofos y científicos que han tenido gran importancia en la historia del pensamiento occidental, debates y presentaciones de distintos pensadores.
Alumnos participantes:
4º ESO

Sergio González Calderón, Jaime Montaño Domínguez, José Manuel García Risueño, Pablo Santos Atienza, Blanca Cuadrado Bote, María Rodríguez Lisea, Guillermo Daniel Delgado Díaz, Miriam Rodríguez Paz y Fátima Montaño Boraita.

1º de Bachillerato
Claudia Suárez Fernández, David Barroso, Maria Toro Román, José Joaquín Hidalgo Saavedra, Isaac Rodríguez, Javier Leiva Flores, María Cuellar, Ana Cosme, Belén Luque Calzado, Isabel Lanchazo Gallardo, Ángela Monge y Lucía Galea.

Profesoras: Ángela Mestre Naranjo y María José Suárez Gómez

viernes, 27 de octubre de 2017

Concurso de ortografía de 2º de Bachillerato

Una año más y van...el Departamento de Lengua y Literatura ha convocado a los alumnos de 2º de Bachillerato para seleccionar de entre los candidatos al alumno o alumna que nos representará en el certamen autonómico a celebrar en Mérida en próximas fechas. La ganadora de este año ha sido CARLA VICTORIA MORATO CASILLAS, que recibirá en breve su ejemplar de la Ortografía de la RAE para que vaya repasando. Desde P´Alante le deseamos mucha suerte.

jueves, 26 de octubre de 2017

20 libros para antes de los 20

20 libros que deberías haber leído antes de los 20

No todos los libros que componen este listado podrían leerse en cualquier momento de la vida, aunque sí la mayoría de ellos. Algunos (pocos) pierden frescura a medida que la mente madura. Un libro que nos encantó al leerlo con 17 años puede dejarnos fríos si lo releemos con 40. En Librotea creemos que es en el fin de la adolescencia cuando mayor partido se puede sacar de la lectura de muchos de los títulos que proponemos a continuación. Algunos de ellos hacen replantearse el mundo en que vivimos, nos hacen pensar en nuestra realidad, ayudan a crear una mirada crítica que será de gran utilidad en los años venideros. Es el caso de 1984, El juego de Ender o Un mundo feliz, que nos abren los ojos a través de la distopía y la ciencia ficción a las anomalías de nuestra sociedad, invitan pensar y repensar nuestro lugar en el mundo. Y este es el caso también de El señor de las moscas, un descarnado relato sobre los peligros de una sociedad sin normas donde el más fuerte es quien sobrevive.
Pero no todo es la perspectiva de un mundo peor, otros títulos dejan volar la imaginación y transportan al lector a entornos mágicos como el de La historia interminable o el de Alicia en el país de las maravillas.
Existen también realidades lejanas a la occidental, como la que plantea Herman Hesse en Siddhartha, donde los valores de una vida despojada de posesiones ahondan en la idea de que el mundo interior es capaz proporcionar la paz que no se alcanza en el mundo exterior. 
Hay además en este listado historias apasionantes como la de aquel preso que mató a María Iribarne y que cuenta su relato desde la cárcel, un negro túnel sin salida que atrapa a los lectores más jóvenes y les sirve de antesala para continuar con esta trilogía que deviene apocalíptica con los títulos que la continúan y que bien valen su lectura en años más maduros (Sobre héroes y tumbas y Abaddón, el exterminador).
El cinismo existencialista de Buenos días, tristeza pone a flor de piel los sentimientos adolescentes de una protagonista que no acaba de encontrar su personalidad. Otro adolescente en apuros es Holden Caulfield, el mítico protagonista de El guardián entre el centeno, que se desnuda ante el lector hablando de su fracaso escolar, la dificultosa relación con su familia y su despertar sexual. Para extrañamiento el que vive El Extranjero de Camus, cuya crisis existencial es quizá la más famosa de la historia de la Literatura. Y ante tanto drama, el humor de Roald Dahl y la historia de El Tío Oswald.
Las historias de amor (con bastante más enjundia que el "chico conoce chica") no podían tampoco faltar. Y aquí encuentra su sitio la que cuenta Nick Carraway sobre su prima Daisy y Jay Gatsby, obra maestra de Francis Scott Fitzgerald que es considerada por muchos la gran novela americana. También son historias de amor la del Pijoaparte y Teresa en la obra emblemática de Juan Marsé o la de Colin y Chloé, protagonistas de la disparatada novela de Boris Vian La espuma de los días.
Y para aquellos que tengan la tentación de mantenerse eternamente jóvenes, nada mejor que conocer lo que le ocurrió a Dorian Gray. El terror continúa con Drácula y Franskenstein, que dejarán a los lectores pegados al sillón hasta la última página, incluso mucho después, dándole vueltas a lo que acaban de leer.
Como broche, algo de poesía. Muchos podrían ser los libros de lírica que cupieran en este listado, pero en esta ocasión nos decantamos por Los versos del capitán, de Pablo Neruda. Son quizá algo menos conocidos que los 20 poemas de amor y una canción desesperada, pero igualmente apropiados para alimentar el alma sedienta de poesía en esa edad de apertura al mundo adulto.

domingo, 22 de octubre de 2017

José Manuel Díez, un poeta churretín


Baile de máscaras es el tercer poemario publicado por el zafrense José Manuel Díez. Con él ha ganado el XXVIII Premio de Poesía Hiperión. No es un premio menor. Es, seguramente junto al Adonais, el más importante en nuestro país; al menos en lo que a poesía se refiere.
El libro se abre con tres citas (Poe, Schumann y Gonzalo Rojas) en las que aparece el sintagma que da título al poemario. Es una declaración de intenciones: el poeta va a hablar de sí mismo, pero también de nosotros, del género humano. Y lo va a hacer escondido tras unas máscaras, que le servirán para hablar del amor, de la soledad, de la solidaridad, de la poesía…
El libro se estructura en 39 poemas, ordenados cronológicamente desde el siglo XIII hasta el momento actual. Los títulos,  larguísimos al modo dieciochesco, presentan un personaje histórico (ficticio o no), al que usará el poeta para hablar por su boca. Todos van fechados y acotados en el espacio. Por él desfilan Góngora, Freud, Chopin, Rimbaud, Casanova, Sartre, Sylvia Plath, Neruda, Huidobro y una larga nómina de personajes.
Aparecen, a través de los ojos de otros personajes, los miedos del poeta: el miedo a amar, el miedo a dejar de ser uno mismo, el miedo a no recordar y, por ende, a no haber vivido; pero también, la fe en la palabra poética, en sí mismo como creador, en la solidaridad humana, la felicidad en lo nimio… Es una poesía desnuda de rima, pero con un marcado ritmo musical; no en vano, el poeta es también músico. Y se le nota.
Por último, algo muy de agradecer: en la poesía contemporánea se achaca a los poetas que las referencias de sus poemas se pierden, por eso se hace hermética la poesía actual. Pero no es este el caso. Los poemas se leen bien, “se comprenden” y, por si acaso, el poeta añade a modo de colofón, un apartado, “Acotaciones”,  donde aparece una dedicatoria de cada poema, que si bien no “explica” el poema, sí  deja entrever qué se esconde tras cada máscara. Todo más claro, que diría Pedro Salinas.

viernes, 20 de octubre de 2017

Premio Nobel de Literatura 2017


El escritor británico Kazuo Ishiguro  ha sido galardonado con el Premio Nobel de Literatura 2017.


El pasado 5 de octubre se le concedió el Premio Nobel de Literatura al escritor británico de origen japonés Kazuo Ishiguro. El escritor nació en Nagasaki en 1954, aunque ha desarrollado toda su vida en Inglaterra, donde se trasladó en 1960. Su entrada a la lectura fue a través de las aventuras de Sherlock Holmes, que leía de niño en la biblioteca local.

Es autor de un total de siete novelas, Pálida luz en las colinas, Un artista del mundo flotante...y la última publicada El gigante enterrado, libros de relatos; también es guionista de cine y televisión. Algunas de sus novelas han sido llevadas a la gran pantalla, Lo que queda de día.

El jurado ha destacado de sus novelas su “gran fuerza emocional que han descubierto el abismo bajo nuestro ilusorio sentido de conexión con el mundo”.
Ishiguro declaró su profundo agradecimiento y la gran sorpresa que le provocó esta concesión: “Nunca me creí candidato. Pensaba que era algo que les pasaba a los autores viejos, y esto me ha hecho comprender que ya lo soy. Ha sido una sorpresa genuina”.



   

  


Reseña realizada por los alumnos de Literatura Universal B1ºD

Selección de greguerías


La greguería, como todo el mundo sabe, es un género inventado en la primera década del siglo pasado por Ramón Gómez de la Serna. Según su creador, la greguería obedece a la siguiente fórmula:
Greguería= Metáfora + Humorismo
Es cierto que no todas las gregerías se rigen por dicha fórmula, pero, en general, prácticamente todas esconden una metáfora (recurso literario tan en boga en el primer tercio del siglo XX). Algunas se impregnan de lirismo, otras son un simple juego de palabras...
He aquí una selección de greguerías hechas por alumnos del instituto en los dos últimos cursos:
El columpio es el recuerdo mecido de la infancia (Mayra Castillo)
La Bolsa es el termómetro del capitalismo (Mª Teresa Ramírez)
El columpio es el yo-yo del árbol (Nerea Calderón)
Así como la vida misma: unas veces eres cuchillo; otras veces, herida (Nerea Calderón)
Teclado: dientes de los músicos (Angie Imbachi)
Teclado: piano de palabras (Juanma Pumariño)
El teclado es el piano de los informáticos (Adrián Mediel)
Espalda: Braille para mi lengua (Susana Gallardo)
Teclado: piano monocromático (Susana Gallardo)
Espalda: tobogán para caricias (Cristina Najarro)
El suelo que piso es el teclado de mi vida: cada paso que doy es una nota que compone mi melodía (Macarena Portillo)
El teclado es el lenguaje de los cobardes (Concha Alonso de la Torre)
El teclado de un piano es un pequeño paso de cebra (Fran Viñuelas)
 Embudo: volcán arrepentido (Patricia Carballar)
Móvil: droga del siglo XXI (Ana María Vaquero)
Móvil: prolongación de las manos (Alba Benítez)
El embudo es como nuestro círculo de amigos: al final solo caben unos pocos (Inma Ojeda)
Embudo: montaña con chimenea (Carlos Aguza)
Móvil: cadena de la sociedad (Carlos Aguza)
Móvil: segunda caja tonta (Belén Picón)
La corbata es la lengua de la camisa (Sergio Barba)
Calcetín: guante del pie (Helena Gylfadóttir)
La corbata es la horca de los ejecutivos (Irene Olmedo)
Calcetín: profiláctico del mal olor (Carlos Meiriño)
Corbata: cinturón de seguridad políticamente correcto (Velma Grisham)
La cocina es la bocina del estómago (Marina Soler)
Cortina: eclipse de sol (Ángel Gordillo)
Cortina: las pestañas de una casa (Marina Moreno)
La cortina es el párpado de la ventana (Pablo Herreros)
Celda: muros de lamentaciones (Alejandro García)
Lágrimas: trocitos de cristal que aparecen al rompernos por dentro (M. Carmen Matamoros)
El reloj de arena muestra que nunca es tarde para empezar de nuevo (M. José Vaca)
Piano: ajedrez musical (Andrea García)
Reloj de arena: pajarita del tiempo (Andrea García)
Pasa el tiempo, como en un reloj de arena, que parece nunca avanzar (Natalia Orrego)
Piano: dientes que hacen música (María Castro)
Reloj de arena: lágrimas del tiempo (Fernando Campos)
Lágrima, lago de soledad (Rafael Gutiérrez)
Piano: sonido en blanco y negro (Gloria Carvajal)
Reloj de arena: tiempo envasado (Luis Lozano)
Piano: instrumento que necesita un dentista (Juanjo García)
Piano: instrumento con caries (Juanjo García)
Lágrima: lluvia de la mejilla (Juanjo García)
Reloj de arena: diábolo del tiempo (Juanjo García)

viernes, 6 de octubre de 2017

DÍA INTERNACIONAL DE LA PAZ

El pasado día 21 de septiembre se celebró el Día Internacional de la Paz. En nuestro instituto no quisimos pasar por alto esta fecha y decidimos celebrarlo.
En la asignatura Valores éticos y ciudadanía, que imparte la profesora Ángela Mestre, unos cuantos alumnos de 2º de ESO creamos unos cuantos murales relativos a la Paz y los expusimos en las paredes de nuestra biblioteca.

Alumnos participantes:Enrique Jara, Teresa Polo, Alba Luque, Mª Ángeles Uceda, Raquel Elvira, Lucía Castro, Mirella Fernández, Carmen Ruiz y Miguel Ángel Mendo...todos ellos de 2º ESO-E. Y Clara Sánchez e Inés Pérez de 2º ESO-C.